Exhibición de Vehículos Militares CJWCR Cobertura Repretel

El Club Jeep Willys de C.R cuenta con un inventario de vehículos militares originales de socios, en su mayoría Jeep restaurados con el acompañamiento y asesoría para que el producto final sea el mejor deseado por su propietario.

Los Jeeps Militares MB y GPW son como el “Santo Grial” del vehículo army, debido a que la cantidad fabricada para la guerra fue de aproximadamente 360 mil (Willys-Overland MB) y de 277 mil (Ford GPW), por lo que encontrar uno original 100% es tarea muy difícil, sin embargo en el CJWCR si tenemos varios originales en muy buen estado. Post-guerra, estos vehículos fueron utilizados para abrir caminos, trochas y en trabajos de agricultura como sacar café de las fincas y otros cultivos. También se usaron como vehículo bomberos, ambulancias y muchos usos más en zonas rurales. Durante ese tiempo fueron perdiendo algunas de sus partes militares importantes que tuvieron que ser reemplazadas por partes civiles. Luego se dio un fenómeno debido a su popularidad y escases, donde tomaron Jeep civiles y los quisieron convertir a vehículos militares, utilizando el término que no existe: “militarizado”, donde se pintaban de color verde oliva con algunas partes de militar, haciéndolo pasar por un vehículo army original, causando confusión y molestia en los compradores que pagaban un sobreprecio.

El CJWCR ha venido tratando de dar el acompañamiento a varios propietarios que desean realizar una compra segura y confiable para identificar el ADN (pura sangre) de estos vehículos construidos originalmente por los únicos y dos fabricantes en el mundo: Willys y Ford.

Características para identificar un verdadero Army:

Estos Jeeps contaban con equipo especial para lo que fueron construidos como por ejemplo:

Chasis reforzado, sistema de barras de dirección más gruesas, radiador con mayor capacidad de enfriamiento, tanque de combustible más amplio, motores con menos partes internas y más confiables para el funcionamiento óptimo y seguro para no fallar, aros y llantas con tecnología militar de avanzada, muesca en el costado al lado del chofer para ubicar la pala y el hacha, siendo exclusivamente fabricados entre los años 1941-1945, inclinación de llanta del repuesto, focos retráctil para alumbrar en la noche con luz antiaérea (Black out), voltaje de 6v, marco de parabrisas dividido y con los soportes para colocar el porta carabina o rifle, relojes de luz antiaérea (black out), base en el piso trasero con forma de luna para poder colocar la tanqueta o ametralladora calibre .50, asientos bajos, tanque de gasolina ubicado debajo del asiento del conductor, donde para poder cargar el combustible hay que levantar el asiento. Además, tanto en el chasis como en el motor se ubica el vin o número de serie según el fabricante, donde su ubicación varia. Otras características importantes son: la posición del compensador trasero, el cual debe de ir en posición vertical, además en el piso trasero debe de haber un espacio sobresaliente en cada uno de los lados en donde se ubican los compensadores. Atrás su compuerta es totalmente sellada, no se abre y así como muchos otros detalles que identifican si realmente es o no un “pura sangre militar”.